Hace 20 años… o más: Pancrudo 1998

Hace 20 años… o más: Pancrudo 1998

Por Evaristo Valero Nuez

Durante veinte años he escrito las CRÓNICAS DE UNAS VACACIONES en Pancrudo de una manera extensa y detallada. Ha llegado el momento de cambiar el formato y, en otro artículo de esta revista, las pasaré a llamar MINICRÓNICAS DE UNAS VACACIONES, limitándome a algo más breve y conciso, más que nada, para que también quede constancia del verano de 2018.

Ahora me voy a dedicar a “poner en valor” las muchas cosas que se ya se hacían hace como mínimo 20 años.

Lógicamente, hace 20 años era 1999 (Siglo XX), pero dado que la Asociación Cultural empezó a andar con el actual formato en 1996 (se inscribió en el Registro Provincial de Asociaciones en 1998) voy a intentar referirme a esos años  hasta 1998.  Que sirvan de recuerdo para unos y de información para los que no estaban o  eran demasiado jóvenes para acordarse. Me he ayudado de mis propias Crónicas, de los cientos y cientos de fotos que tengo sobre el pueblo  y  por lo publicado por diferentes personas colaboradoras en las diferentes revistas “PANCRUDO” de las que hasta el año pasado se encargó Pascual Tolosa.

En 1996 ¿qué pasaba, además de empezar a reunirse para relanzar las actividades culturales con el fin de “refundar” la Asociación Cultural? Entre otras cosas Pancrudo tenía un “aguerrido” equipo de fútbol.

– ¿Un equipo de fútbol? ¡No me lo creo! Pero si en Pancrudo no había campo de fútbol, ni jugadores, ni entrenador ni…

– Pues ya te lo puedes creer. Jugaba contra los pueblos de alrededor y en partidos “amistosos” durante el verano.  Mira la foto y a ver si sabes quién es quién.

– A ver, por curiosidad, dime un partido de la “selección” de Pancrudo.

– Sin ir más lejos, el viernes 18 de julio de 1997 y dentro del programa de las fiestas, hubo un triangular: ORRIOS- RILLO- PANCRUDO… que daba gusto verlo…

Las fiestas en honor a Santa María Magdalena, recogían por aquellos años algunas actividades que luego se asumieron en las Semanas Culturales. Por ejemplo, el Tiro de Barra Aragonesa, las carreras pedestres, algunas exposiciones, disfraces, etc.

Eran tiempos de pasar por las casas sobre las 8h. de la mañana a pedir “algo” para reponer fuerzas. Con lo de “la copa y la pasta”   algunos iban bien servidos y no hubieran pasado ningún control “antidoping”.  Los gallineros también recibían visitas inesperadas.

Lo de la comida actual en la nave, era una CENA POPULAR donde el cordero tenía un papel predominante: pipitoria, guiso de cordero y chuletas asadas ¡quíen da más por menos! Nunca agradeceremos bastante el “palizón” que se pegaban algunas mujeres… y ¡qué bueno estaba todo!

Como curiosidad y para los más jóvenes, recuerdo que en algunas fiestas de los años anteriores a los que hago referencia (por ejemplo en 1987) se “celebraba” el llamado TIRO AL CONEJO.

Ni que decir tiene que hoy en día… este acto es impensable, pero “hacerse, se hacía”. La Comisión de Fiestas correspondiente, con el fin de recaudar algún dinero organizaba este acto. Consistía en colgar un conejo boca abajo, colgado de una cuerda entre dos palos sujetos a sendas alpacas y el “jugador” le tiraba unas piedras (previo pago por cada una de ellas) y si tocaba al conejo, éste se movía y caía al suelo. El que lo conseguía se llevaba el conejo o unas cartucheras…

– ¡No me lo puedo creer!

– Pues mira la foto, que una imagen vale más que mil palabras.

– ¡Qué bruticos! Si eso lo hiciéramos ahora vendría la televisión. No creo que se convenciera a los animalistas diciendo que la piedra “sólo tocaba suavemente” al conejo…

– Son cosas del pasado que ahí quedan. Los tiempos cambian. Actualmente también es muy raro ver a nadie disparar con un rifle a las palomas, tirarles piedras a los gatos…

 

Tengo que decir que he escrito CRÓNICAS en todas las revistas Pancrudo a excepción de la número 1, publicada en julio de 1997. En este nº 1, Pascual Tolosa entrevistaba a nuestra atleta más universal ESTER LAHOZ CASTELLÓ.

Tras unas pinceladas biográficas desde su nacimiento hasta que comienza a practicar el atletismo, se relacionan los equipos de los que ha formado parte y su abundantísimo historial atlético en carreras de 400 y 200 metros libres.: Campeonatos que ha participado, Medallas en Campeonatos de España, Records de España absolutos, Records de Aragón… y la Medalla al  mérito Deportivo concedido por el Gobierno de Aragón, siendo la primera mujer aragonesa en conseguirlo.

Sigue la entrevista haciendo un recorrido sobre su relación con el mundo del deporte y de otros aspectos de la vida en general.

Ya en 1998, Pancrudo le rindió el homenaje que se merecía. El Ayuntamiento, la Asociación Cultural, la familia Lahoz, sus compañeros… se sintieron orgullosos de los valores de esfuerzo, fuerza de voluntad y honestidad que la caracterizan.

Para el recuerdo queda la Placa con la inscripción RECINTO DEPORTIVO “Esther Lahoz”, la bandeja de cerámica, el álbum de recortes preparado por su hermana Flor… y el gran almuerzo del que disfrutamos todos los asistentes.

Las primeras crónicas se publicaron en 1998, en la revista número 2. Lógicamente hacían referencia al verano de 1997.  La Asociación Cultural estaba cogiendo una fuerza inusitada, con Ángel González a la cabeza. Se pasó de 42 socios a más de 230. A fecha de hoy somos más de 400…

En el verano de 1997 se hicieron muchas cosas.

– Se limpió LA NEVERA, eso sí con bastante miedo a encontrarse con alguna bomba olvidada de la Guerra Civil. He de recordar para los más jóvenes que las llamadas NEVERAS las empleaban nuestros antepasados para guardar la nieve del invierno a falta de frigoríficos y congeladores y con la intención primordial de usos medicinales.

Terminada la limpieza aproveché para hacer la foto con tres protagonistas representativos de todos los que participamos en aquella tarea: Serafín, Alberto y Ramiro. Poco después se  puso una reja de protección y una placa conmemorativa.

En el verano de 2018 la fui a visitar y la  verdad es que es un poco difícil de encontrar si no se sabe a ciencia cierta dónde está. La vegetación ha crecido a su alrededor, los cardos campan a sus anchas… y mucho me temo de que se esté llenando de tierra y agua poco a poco.

Para el que no sepa dónde está, yo le indico. Empezando la subida a La Solana, o a la Font Blanca, o al Morteruelo… justo al lado del camino a mano derecha, aunque no se ve. ¡Qué sí hombre, que sí! Y si a pesar de todo no la encuentras pues preguntas a alguno que lo sepa. Yo, sin ir más lejos, te lo podría indicar si coincidimos por Pancrudo en verano o cuando sea.

La MACROEXPOSICIÓN cultural de variedades de trajes y objetos antiguos.

Trajes, objetos, fotos… Elena y Aurora se lo curraron. Con este tipo de actividades, la gente se empezaba a ilusionar.

En muchas casas estaban guardadas una serie de trajes, utensilios, fotos. Era el momento de dejar que las viera todo el mundo. Ahora salían a la exposición pública y podíamos admirarlas con orgullo…

La GRAN OBRA TEATRAL MADE IN PANCRUDO, donde Flor puso en danza a un montón de niños y no tan niños en diferentes representaciones: Los cabritillos  y el lobo, la Fábula de la Lechera, Cartas de un feriante, maneras de festejar…

El escenario, en La Plaza, como casi siempre. Los medios técnicos, bastante precarios. Un montón de cabritillos atentos al lobo.

La señora Ristetuta (¡Malen!) no dejaba de incordiar. Mila se convirtió en “La Lechera”. Los “jovenzanos” nos recordaron cómo se “festejaba” hace años. Los músicos acompañantes, muy en su papel…

¿Y el público? Pues muy, atento, participativo y respetuoso.

Se daba continuidad a una serie de representaciones que comenzaron unos años antes con el denominado grupo “Amigos del Teatro”.

Como nos contaba Flor Lahoz ya en el otoño de 1993 se empezó con “El Herrero de Pancrudo”.

Al año siguiente “Los Amantes de Teruel”, al siguiente con “La Gallina Marcelina” y “Pancrudo, cinco minutos”…

Y es que ¡hay que ver que capacidad de trabajo! ¡qué paciencia! ¡qué creatividad! tiene “esta chica”…

Los DISFRACES eran ¡impresionantes! Muchísima gente se disfrazaba: monjas, macarras de medio pelo, chicas de vida alegre, presos, futbolistas, sevillanas… hasta un ¡RAMBO!

El grupo que amenizó la velada fue “LAS CHICAS DE HOY!. Que ponían punto y final a las fiestas de aquel año.

No era raro ver grupos de diferentes edades quedar a lo largo de las vacaciones para una cena en el bar. Mira por donde, parece ser que se está volviendo a esta sana costumbre.

Las partidas de guiñote después de comer y cenar eran cosa habitual. ¡Cuántas broncas te llevabas si no acertabas con la jugada!

A parte de lo reflejado en las crónicas, las actividades de la Asociación Cultural hacían referencia a temas como la reforestación de parte de la umbría del río, la plantación de cipreses en el camino del cementerio, la construcción de una PISTA DE PETANCA… y ya se consiguió una Memoria valorada del Arzobispado de Teruel y Albarracín de lo que podría costar la consolidación de la la ermita de Nuestra Señora de la Palma. Los gastos ascendían a casi tres millones y medio de pesetas, es decir unos 21.000 euros. ¡Parece imposible que a día de hoy esté “recuperada”!

El alcalde de entonces, Ernesto Marzo, respondía a una entrevista realizada por Pascual Tolosa. A la pregunta de “¿Qué necesidades son las más urgentes acometer en Pancrudo? Su respuesta fue que para el 1998 estaba previsto que se ejecutasen las siguientes obras:

  • Pintado del interior de la Iglesia.
  • Iluminación de la torre con cuatro focos laterales y uno colocado en el interior del campanario.
  • Nave municipal para servicios múltiples. Su ubicación será aneja a la pista polideportiva.
  • Vallado de la pista polideportiva.
  • Espero que este verano podamos disfrutar ya del nuevo repetidor”

También apuntaba a otras actuaciones futuras como el cambio de pavimento de la replaceta de la Iglesia, grabar el nombre de las calles en azulejos de cerámica, talar y repoblar chopos del río y condicionar un merendero en la Fuente  de la Umbría.

Hay que reconocer, ignoro si en la fecha prevista,  que todo lo dicho ha sido cumplido. Lejos quedan aquellas bombillas amarillentas, las calles llenas de barro y de cagarrutas de oveja …

Flor Lahoz, en el nº2 de la Revista Pancrudo, ya nos aclaraba que a lo de Halloween, que empezaba a tomar mucha fuerza en España importado del mundo anglosajón, ya se le había adelantado unos cuantos años antes y en Pancrudo,  La Tía Requilonia”. “Un personaje muy local, creado por la tía Ventura y la tía Erlinda, que nos daba buenos sustos cuando teníamos poco más de 6 ó 7 años. Más tarde seríamos nosotros los que nos dedicaríamos a hacer REQUILONIAS con calabazas…

“El día 2 de noviembre era el día de las ánimas. Las almicas del Purgatorio andan por los tejados y para que vean bien y no tropiecen es conveniente ponerles una vela. Además las campanas tañían a muerto…”

Los que ahora juegan tan felices en el Parque Infantil seguramente ignoran que ahí estaba el cementerio viejo ¡cualquiera pasaba por allí la noche del 1 ó 2 de noviembre!

En otro orden de cosas Isabel y Fidel Gimeno Ejarque nos recordaban, porque lo habían oído contar a sus mayores,  que allá por 1917 la fuente de Pancrudo estaba donde ahora está el transformador y el agua venía de la Fonblanca. Que siendo alcalde  Ignacio Gimeno (su abuelo paterno), con el permiso de los Señores de Torán y con el trabajo de muchos pancrudinos se consiguió tener la que es la fuente actual, aunque al principio sólo tenía un caño y en años posteriores se hicieron el jaraíz y el lavadero. El abrevadero de la Fuente Gimeno tuvo que ser arreglado.

Gracias a todo esto y a arreglos posteriores ahora tenemos una fuente, un jaraíz y un lavadero en el pueblo… y un hermoso merendero en la Fuente Gimeno. ¡Cuántos cántaros se han llenado! ¡cuánto ganado ha abrevado! ¡cuántas cucharetas las han pasado canutas!

Una de las colaboradoras “eternas” de la revista Pancrudo, Elena Luengo, ya nos informaba de las características y propiedades de LA ORTIGA (Revista nº 1),  EL ESCARAMUJO (Revista nº 2) y EL TÉ DE ROCA (Revista nº 3)-

Además de las muchísimas propiedades de la ORTIGA, y de los usos que se le pueden dar, muchos nos quedamos “de piedra” al enterarnos de con ella se pueden hacer ensaladas, croquetas, empanadillas… ¡Pero si creíamos que sólo servían para “picar” en cuanto las tocabas… o para dárselas con harina a los cerdos!

¿Y el ESCARAMUJO/ESCALAMBRUJO? Pues tres cuartos de lo mismo. Una versión muy aceptada en el pueblo era que si te comías un escalambrujo luego te picaba mucho el culo…Pues resulta que tiene mucha vitamina C, más que el limón, que los pétalos se pueden aprovechar para las inflamaciones de los ojos, las afecciones de encías, boca y garganta, que con la receta adecuada se puede hacer MERMELADA y hasta LICOR FORTIFICANTE. En fin, que poco a poco, Elena nos descubría un “mundo nuevo” que la mayoría desconocíamos de estas dos plantas tan conocidas y poco aprovechadas por estos lares.

Lo del TÉ DE ROCA ya no nos venía tan de sorpresa. Tiene un olor muy agradable. Se le supone estomacal entre otras propiedades. En Pancrudo  hay en diferentes sitios… lo que ignoro es si actualmente se puede coger o no…

En el RINCÓN DEL ABUELO, Santiago Salvador, y Pascual Tolosa nos dieron a conocer con sus entrevistas a personas del pueblo conocidos por todos, pero de los que ignorábamos  muchas cosas de su vida.

La primera entrevistada en la Revista nº 1 fue LA TÍA ROSARIO. Nacida en Pancrudo en 1906 vivió en el pueblo toda su vida a excepción de los años de la guerra civil, que se tuvo que marchar a Mezquita, luego a Villaconejos, Camarillas, Ejulve y a las parras… Molinos… Morella, Benifayó, Valencia, Albacete… en fin un sinfín de historias que contar. Casada con Victoriano y madre de Miguel por lo que Modesta era su nuera también nos recordaba cómo era la vida en el Pancrudo de aquellos años.

 

Ya en la Revista nº 2, les tocó el turno a PASCUAL y a ADORACIÓN (conocida como la tía Docona). Me acuerdo de ellos paseando o sentados, siempre juntos, siempre contentos y con una gran sonrisa…

Él nació en Pancrudo. Pastor desde los 12 años también le tocó pasarlas canutas en la Guerra Civil. Estuvo en el frente de Teruel y en el de Belchite, en el lado republicano. Cayó prisionero y se salvó por las buenas referencias que dieron de él en Cervera que era donde trabajaba de pastor antes de comenzar la guerra. Por si fuera poco, terminada la guerra, en 1940 lo volvieron a llamar a quintas y estuvo un año más en el ejército.

Adoración ya trabajaba a los 14 años en una panadería de Alcira, luego de sirvienta en Corbatón y en Pancrudo. La parte más triste fue el recuerdo de la hija y el hijo que murieron al nacer. Con el paso del tiempo recordaban “toda una vida” juntos con sus cosas buenas y con las otras menos buenas.

JOSEFA CAMPOS IBÁÑEZ  “La Pepa” fue la tercera entrevistada en el Rincón del Abuelo, en esta ocasión por Pascual Tolosa. Nacida en Pancrudo  en 1905 quedó viuda muy joven por culpa ¡otra vez! de la Guerra Civil. De todo lo que cuenta he querido recuperar la parte de la que algunos hemos oído hablar durante años y que ella vivió en primera persona:

             “Comienza la guerra el día 18 de julio de 1936. El día 22 de julio, día de la Magdalena, un grupo de requetés y guardias civiles provenientes de Teruel llegan a Pancrudo y cogen prisioneros a 18 personas, entre ellas a mi marido. Se los llevan a Teruel. Desde la cárcel recibí un par de cartas y ya no supe nada más de él, nunca, ni de los demás.

            Era de madrugada cuando llegaron y ellos estaban durmiendo en la cochera de Torán, la que hay en la orilla de la carretera, por lo que rápidamente los apresaron. Los requetés y los guardias hicieron algunos disparos y alarmaron ¡que nadie se asome a las ventanas!. Al poco rato de estos hechos vinieron un grupo de ellos a buscar a mi hermano Adolfo, a la casa de la calle Mayor, pero él ya se había marchado, huyó. Subió el  grupo hacia el Castillo buscándolo. Yo también subía detrás y la tía Rosario me dijo –métete aquí (a su casa). Desde el Castillo vieron a una persona en los chopos de las Calderetas y dispararon desde arriba hasta que lo mataron (…) no fue mi hermano el que murió asesinado, fue un pastor que iba a sacar las ovejas, era de madrugada”.

Josefa continúa con lo que tuvo que pasar. Los sitios en los que vivió… hasta parar en Barcelona y luego en Calamocha.

Las entrevistas se ampliaban también a personajes “singulares”. En 1998, ya fue Flor Lahoz quien entrevistó a ISMAEL “El Cestero”. El mayor de nueve hermanos, fue dos años a la escuela y ¡otra vez la guerra! puso fin a su infancia. Recuerdos de las evacuaciones, de la colonia  de Graus de la que guarda buen recuerdo, Valencia, Albacete, Manises, Tabernes… hasta volver a Pancrudo. Cestero, minero, esquilador, labrador…

Casado con Gertrudis, personalmente lo recuerdo como un gran “manitas” ¡siempre “trastiando”. Sabía hacer un montón de cosas, igual cuidaba de un huerto, que subía al tejado a cambiar tejas, que desmontaba un aparato, que tocaba el laúd… pero sobretodo ¡qué bonitos cestos hacía! Se encargaba de todo el proceso: cortar mimbres, secarlos, pelarlos, remojarlos… y ¡hacer el cesto! Estoy seguro que actualmente continúa con algunas de estas aficiones ¡no para quieto!

Flor Lahoz, grandísima colaboradora de la Revista Pancrudo, también nos recordaba en otro artículo la historia del TÍO PASCUALICO “el abuelo de Pancrudo”, que murió a punto de cumplir 98 años  y que estuvo en la Guerra de Cuba. Sí, sí… le toco hacer  la mili y luchar por España. Las pasó “moradas”, pero regresó vivo. Muchos de sus compañeros murieron allí, algunos de enfermedades, otros en la batalla…

Regresó a Pancrudo, tuvo 12 hijos, 17 nietos y 5 bisnietos… y la admiración de todos.

No podía faltar un artículo sobre el Gremio de los Mineros, Ganaderos, Maestros… pero ya hablaré de ellos en futuras aportaciones dado que con el tiempo se les fue haciendo sus merecidos homenajes.

Curiosidad para los más jóvenes: hace años se podía “ir de vinos” en Pancrudo “a casa Blas y el tío Valero (con pincho o tapa incluido), la tía Roca con cacahuetes, el Estanco y el tío Herminio, la tía Engracia y tía Mercedes… y no hay que olvidar el tío Julio…”   ¿Quién nos recordaba todo esto? Pues Flor Lahoz en una de sus Hojas Literarias.

Fue en 1998 cuando los “bares que fueron” tuvieron un recuerdo en el trinquete. Fue un regreso al pasado lleno de recuerdos y anécdotas que la gente comentaba mientras se tomaba unos “vinos” en la taberna.

Los más veteranos explicaban que lo normal para muchos era pedir un “palmero vino” y, a veces, un arenque para acompañar. La manera de limpiar el arenque era; cabeza y tripas fuera y luego envolverlo en un papel de periódico para apretujar y quitar las escamas. El suelo del bar ¡daba gusto verlo!

Aprovechando este escenario de TABERNA se celebró el Primer Día Gastronómico. Era un lunes, 10 de agosto de 1998. ¡Quién diría que más de 20 años después se sigue celebrando y con muchísima fuerza!

Se puso un título “PLATOS TÍPICOS DEL PUEBLO”. Para beber: agua, vino y café de puchero. No podían faltar las migas, los callos, las sardinicas, las gachas y  una serie de platos que añorábamos. La encargada de ir organizando todo fue Malen.

Ni que decir tiene que 1998 fue un año que marcaría la manera de hacer de la Asociación Cultural. Pudimos disfrutar de la PRIMERA SEMANA CULTURAL. El espacio principal fue el Trinquete (ni estaba arreglado el Horno… ni mucho menos La Virgen de La Palma) que como ya he descrito, simulaba una Taberna.

El esfuerzo de la Junta Directiva tuvo sus frutos y la admiración de todo el pueblo. Pudimos escuchar a la Banda Municipal de Utrillas; ver películas en el Cine de Verano como “Alien Resurrección”, “En Honor de la Verdad”, “Full Monty”; escuchar conferencias como “Acerca de la Historia de Pancrudo” (Flor Lahoz); ver vídeos sobre los oficios perdidos, la vida y el trabajo de antaño; escuchar la actuación musical de “Renaixida”; asistir al desfile de trajes antiguos, aplaudir la actuación teatral de la obra “Usted tiene ojos de mujer fatal” (Grupo Amateur del Teatro de la Estación)

No faltaron cuentacuentos, exposiciones de fotos, pintura, fósiles…Introducción al ritmo y composición musical infantil (Sara Luengo) y hasta hubo un Concurso de Petanca. ¡Ah! y el Primer AÑO DE SENDERISMO:

– Supongo que para ser el primero, sería corto y suave…

–  ¡Ejem!…si 16 Km recorridos y casi 6 horas de caminata es algo “suave”… pues sí. Salida desde La Plaza, Fuente del Sombrerico, Morteruelo, Fuente del Reajo, Fuente Gimeno… y ¡a casa!

– ¡Qué bruticos sois! Seguro que ya no se hicieron más.

– Ahí te equivocas. Cada Semana Cultural se ha hecho un DÍA DEL SENDERISMO. Dicho de otra manera, ya llevamos más de 20 recorridos por todo lo ancho y largo del término municipal y de pueblos vecinos.

El Homenaje a Ester Lahoz fue el acto más relevante como ya he explicado. Por supuesto hubo carreras pedestres y el Almuerzo. El domingo 16 de agosto ponía fin a esta gran Semana cultural con su Clausura.

Pasados los años, esta manera de hacer las Semanas Culturales ha ido perdurando, con algunas modificaciones . Por ejemplo ¡la noche del ron aún no existía!. Como diría un moderno “marcó tendencia”.

Testigo mudo de aquel gran año queda la placa homenaje a Ester en las pistas deportivas. Placa que va a ser “actualizada” más de 20 años después porque el tiempo pasa y  la memoria continúa viva.

A todos los que habéis  vivido todo o parte de lo aquí contado… y a todos los que lo habíais oído contar…espero que mi aportación os ayude a continuar con vuestro amor a Pancrudo.  Mi intención es ir contando cada año lo que ya hacíamos hace 20 años… o más.

¡UN ABRAZO!